Pago Electrónico en Transporte Público encadenará actividades de entidades públicas y privadas.

· Estará integrado a plataforma de pagos electrónicos del Banco Central de Costa Rica.

· De acuerdo con la hoja de ruta trazada, se introducirá en 2021 de forma progresiva, iniciando en febrero con pruebas en el tren y en autobuses en el segundo semestre.

· Se trata de un proyecto de gran complejidad que constituye uno de los pilares fundamentales de la modernización del transporte público en el país.

San José. La implementación del Sistema de Pago Electrónico para el Transporte Público Remunerado de Personas (SPETP) avanza en la hoja de ruta acordada y se introducirá de manera progresiva a partir del 2021, iniciando en febrero con pruebas en el tren y varios meses después en autobuses.

Se trata de un proyecto de gran complejidad impulsado por el Gobierno de la República, coordinado por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), que encadena a más de 800 actividades de las diferentes entidades públicas y privadas participantes y que implica la planificación de 18 tareas primordiales.

Este jueves se presentó en conferencia de prensa el avance sobre la implementación del SPETP, en la que participaron el presidente del BCCR, Rodrigo Cubero; el ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Rodolfo Méndez Mata; la presidenta del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (INCOFER), Elizabeth Briceño; y regulador general de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP), Roberto Jiménez, así como la Primera Dama, Claudia Dobles, quien participa como invitada en las sesiones del Comité Director.

Sistema moderno. Con el fin de lograr un único sistema nacional multimodal, interoperable, escalable eficiente y seguro, el diseño del sistema de pago electrónico para el transporte público está basado en tecnología de última generación.

Para Rodrigo Cubero, presidente del BCCR, este sistema permitirá la bancarización e inclusión financiera de segmentos importantes de la población, y la reducción del uso de efectivo. “Nuestro propósito es dotar a la sociedad costarricense, y en este caso a los usuarios y operadores del transporte público, de opciones de pago ágiles, seguras y que permitan reducir los costos y riesgos asociados con el uso de efectivo”.